Archivo de la etiqueta: trabajo

¿Podemos prescindir de la mayoría de funcionarios?

Hace ya algún tiempo que la Generalitat de Cataluña encargó un estudio a una comisión de expertos en relación a la necesidad de reestructurar la administración pública catalana. Las conclusiones del estudio fueron demoledoras: a excepción de aquellos puestos que requieren el ejercicio de la autoridad (seguridad, educación, inspecciones y licencias) consideraron la posibilidad de prescindir de la mayoría de funcionarios y tender a la generación de contratos laborales más flexibles.

¿Deben los funcionarios ser trabajadores sin contrato blindado?

La respuesta es compleja: Por un lado hay que recordar que una de las bases de la existencia de la función pública es la de evitar el enchufismo por parte del gobernante de turno y por otro lado limitar la capacidad de los poderes públicos para fulminar a trabajadores que no se ajusten a sus gustos. Todo ello ayuda a reducir la corrupción, pero también tiene inconvenientes, claro está.

Excesiva rigidez en la gestión pública 

La situación actual lleva a una rigidez absurda: secciones desbordadas de trabajo y en ocasiones departamentos repletos de calientasillas sin demasiado que hacer. No existe una política clara de objetivos a cumplir y el incentivo al trabajador es nulo. La falta de flexibilidad lleva a que un recepcionista en un ayuntamiento no pueda solventar una eventual necesidad de personal en un gimnasio municipal, por poner un ejemplo.

Parece, por tanto, que en el actual contexto económico todo pasa por la profesionalización del sector, volviéndolo más eficaz y eficiente. No se trata tanto de reducir plantillas sino de abrir la puerta a una gestión de personal más acorde a los tiempos.

Vía El País 

 

Crisis y desempleo ¿matrimonio de conveniencia?

Nuevas preocupaciones para la clase media. Los datos muestran que el paro no se reduce en USA en la misma proporción en que crece la economía ¿porqué?. La respuesta está en todos aquellos trabajadores que acumulan más de 6 meses en las filas de las oficinas de empleo:

La crisis económica mundial no es sólo un problema por resolver, sino que plantea un importante  enigma: si la economía crece se supone que el desempleo debe descender en una proporción similar, ¿no?. El discurso político en occidente es ese: Crecimiento = Empleo. Un joven estudiante de doctorado ha demostrado con gran claridad que esto no tiene porqué ser así.  

“Si crece la economía baja el paro ¿no?”

Ahora bien, si analizamos la siguiente gráfica podemos corroborar que esta correlación desempleo/vacantes no se está manteniendo en la actualidad: 

Relación Ofertas de empleo / Desempleo

¿A qué se debe esto? Pues bueno, cuando algo así sucede se debe a que el mercado de trabajo, por algún motivo, ha dejado de ser eficiente. Y esto puede deberse a dos motivos: calificación de los candidatos o bien exigencias de los ofertantes. Lo cierto es que cada vez más, se observa una mayor proporción de empleos sin cubrir.

Curva Beveridge – Mercado menos eficiente

Pues bien, un estudio pionero del estudiante de doctorado de la Northeastern University (Boston, USA) Rand Ghayad, ha venido a demostrar que la principal razón de esta situación de ineficiencia se encuentra en la percepción que el empresario tiene del desempleado de larga duración.

Según las conclusiones de su estudio, aquellos trabajadores que lleven más de 6 meses en situación de desempleo, tendrán mayores dificultades para encontrar trabajo que aquel trabajador que lleve en las filas de INEM menos tiempo. ¿Cual es la razón? Este estudiante de doctorado y su tutor (Willian Dickens) analizaron el problema desde otro ángulo. Encontraron que trabajadores más formados encontraban más dificultades para encontrar empleo que aquellos candidatos con menos formación o experiencia. 

“El empresario ve con malos ojos a un desempleado de larga duración, más allá de su currículum”

Para su estudio, Ghayad desarrolló simulaciones por ordenador con una muestra de más de 4.800 candidatos cuyas únicas diferencias eran: “tiempo desempleado” y “experiencia”.

A raíz de esta simulación se dieron cuenta de que, en la mayoría de casos, los candidatos que llevaban más de 6 meses desempleados no llegaban siquiera a la entrevista, siendo descartados en el primer filtro, fuese cual fuese su formación.

“La lucha contra la crisis está perjudicando la economía a largo plazo”

Otra conclusión es el hecho de que las empresas prefieren contratar a trabajadores que hayan desarrollado su vida laboral en el mismo sector, pese a no haber desarrollado el mismo trabajo antes.

Este estudio ha sido ya avalado por importantes economistas, de hecho el premio Nobel en Economía Paul Krugman ha dicho de él que “sus conclusiones suponen la clase de cosas que debemos temer, dado que demuestra que la lucha contra la crisis está perjudicando las perspectivas a largo plazo de la economía”.

Tim Hardford le preguntó hace poco al autor del estudio porqué había decidido estudiar un doctorado en Economía ¿su respuesta? “No encontraba trabajo“.

¿Odias tu trabajo? ¿No te puedes quejar?

Decía Confucio que toda persona debería hacer un trabajo que le guste, así no tendría que trabajar ni un día de su vida.

Hoy por hoy, con la cifra de paro más alta de la historia moderna de España, el grado de presión que soportan los trabajadores aumenta: bajadas de salario, incremento de impuestos y limitación de derechos. ¿Cómo se siente el empleado hoy?

Los últimos estudios publicados sugieren que, contrariamente a la visión generalizada, quién trabaja hoy no se siente afortunado. La reducción de expectativas personales y la presión que muchos han de soportar al ser el único sustento de la familia, suponen un hándicap que se debe analizar. Si uno busca en Google “trabajo descontento” obtendrá 6.110.000 resultados, casi tantos como desempleados tiene España.

Cuando uno empieza a trabajar en un nuevo entorno de trabajo suele generarse expectativas de crecimiento y desarrollo profesional y personal, con el tiempo, lo habitual es que estas vayan disminuyendo y, en muchos casos, ir a trabajar se convierte en un suplicio.

¿No te puedes quejar?

Con la que está cayendo, mucha gente se siente cohibida para expresar sus emociones. Es normal sentirse triste y frustrado en muchas situaciones. Manifiesta tus emociones con aquellas personas que te quieren, no te lo guardes para tí. Las personas que te quieren te ayudarán de uno u otro modo. Desahógate y explica como te sientes en cada momento, con educación y respeto, pero hazlo.

¿Qué puedo hacer cada mañana?

Existen dos posibilidades claras: (a) deja tu trabajo o (b) modifica tu actitud. No queremos entrar a valorar los motivos que llevar  a una persona a esta situación: entorno laboral, presión familia, sentimiento de dependencia, etcétera. Lo importante es intentar mejorar en la medida de lo posible. He aquí algunos consejos que esperamos te sean de utilidad:

  1. Cambia tu mentalidad: Evita, sentir rechazo hacia tu trabajo actual, sentir esta emoción te puede llevar a ser menos productivo, en lo profesional y en lo personal. Focaliza tus esfuerzos hacia aquellas tareas que te motivan y en las que te sentirás realizad@.
  2. Mientras no encuentres lo que realmente quieras hacer, deja de mirar constantemente el reloj: eso te convierte en un trabajador esclavo del tiempo. Para que las horas pasen más rápido debes ser más proactivo, plantéate metas diarias y semanales, con el fin de mantenerte motivado y sentirte útil.
  3. Aprovecha tu tiempo para buscar nuevas opciones de empleo, muévete por las redes sociales, crea un blog y busca contactos profesionales, quién sabe que oportunidades encontrarás :).
  4. Dedica 5 minutos antes de ir a trabajar a relajarte.  Vacía tu mente y piensa en cosas que te motiven y te ilusionen.
  5. Sé positivo. Toma en consideración los cumplidos que te hagan respecto a tu trabajo. Suele suceder que en los entornos laborales los elogios escasean, por ello, cuando recibas uno: aprécialo.
  6. Si todo te desagrada en tu oficina, date un tiempo para buscar pequeñas cosas que te puedan agradar, localízalas y poténcialas.
  7. No sobrevalores las críticas, tómalas como lo que son, nada más. Que alguien te diga que hacer algo mal, no significa que todo tu trabajo sea negativo o que tú no seas del agrado de esa persona. Recíbela como un comentario profesional, nada personal.
  8. Saca partido a tu tiempo: haz actividades que desarrollen tus habilidades. Utiliza los beneficiones que te ofrezca tu empresa: contactos, cursos, visitas… son cosas que favorecerán tus oportunidades laborales.
  9. Haz tu trabajo lo mejor posible, aunque creas que tu salario es injusto y tus condiciones abusivas, plantéate el trabajo como un desafío personal.
  10. Trata de generar un buen clima laboral con tus compañeros. Mantén buenas relaciones con tus compañeros y superiores.
  11. En tu tiempo libre realiza actividades que te distraigan y te gusten, esto mejorará tu calidad de vida.

Quédate con el lado bueno de las cosas, pase lo que pase, si uno se queda con el lado bueno de las cosas siempre sacará un aprendizaje positivo de lo que le ocurre en cada momento. La vida es un camino de autoconocimiento y mejora continua, así que a ser positiv@!

Trabaja en el extranjero mientras aprendes idiomas

Con un 52% de paro juvenil en España, no son pocos los que se plantean una estancia más o menos prolongada con un doble objetivo: esquivar la crisis y de paso aprender un nuevo idioma. La gente de Idioming.com ofrece packs completos de Curso + Búsqueda de trabajo + Gestión de alojamiento, y todo ello a precios más que asequibles. Londres, Múnich o Toronto más cerca gracias a su ayuda.

Esperamos que os sea de ayuda 🙂