Archivo de la etiqueta: economia

Adictos al dinero fácil

Las políticas fiscales y monetarias están consideradas como el equivalente de las drogas, diseñadas para solucionar un problema subyacente. Los recortes de los tipos de interés suelen ser temporales (todo lo que baja acaba subiendo).

Los grandes déficits presupuestarios, pensados para activar la economía, retroceden en cuanto la recuperación consiguiente aumenta los ingresos fiscales y reduce el gasto social. Como los tratamientos con antibióticos, el estímulo económico tiene una duración concreta. Al final, el paciente se recupera. Incluso si la recuperación no es completa, eso no quiere decir que los fármacos políticos no hayan surtido efecto.

La recesión que siguió a la quiebra de Lehman Brothers en 2008 fue lo bastante dura, pero podría haber sido peor. El estímulo político ofrecido fue muy superior al existente durante la gran depresión y, afortunadamente, el resultado económico fue mejor. La caída general del punto más alto al más bajo de la renta nacional americana, por ejemplo, fue del 5,1% frente al enorme 30% aproximadamente durante la depresión.

Las expectativas

Pero ese “éxito” no nos satisface. Que las cosas pudiesen haber salido peor no es un argumento que gane votos. El estancamiento no basta. Preferiríamos oír que la recuperación económica está a la vuelta de la esquina y creeremos gustosamente a cualquiera que pueda, en apariencia, llevarnos a la tierra prometida. En el camino nos habremos vuelto adictos a las drogas políticas, aunque ya no estemos seguros de si funcionan o no. Los países de occidente se han enganchado al equivalente económico de los calmantes. ¿Ofrecen la salvación o estamos padeciendo una nociva adicción política?

En marzo de 2009, la tasa bancaria del Reino Unido cayó hasta el 0,5%, el punto más bajo desde que se empezaron a registrar los datos de esta serie en los años setenta. Tres años después, el tipo bancario permanecía al mismo nivel, absurdamente bajo en términos históricos. Por aquel entonces, el coste del dinero a largo plazo se había hundido muy por debajo del 2 por ciento, el más bajo desde que existen datos del siglo XVIII.

No fuimos los únicos. A finales de 2008, poco después de la caída de Lehman Brothers, los fondos de la Fed bajaron más o menos a cero. Como en el caso de Gran Bretaña, los costes de pedir prestado del gobierno estadounidense se hundieron. Lo mismo sucedía en otras partes de Europa continental, especialmente Alemania. En un principio, los banqueros centrales esperaban que el precio del dinero, sumamente bajo, reactivara el crecimiento económico. El éxito habría permitido que los tipos de interés volvieran a subir de nuevo pero no funcionó.

El fracaso nos dice mucho de las implicaciones de la crisis financiera. El tipo de interés, al fin y al cabo, es un pago del consumo renunciado. Quienes quieren que invirtamos en el futuro están dispuestos a pagar un tipo de interés alto en los préstamos (para animarnos a diferir el consumo) si el futuro se considera especialmente prometedor. Si, por otro lado, el futuro se ve definitivamente turbio, los tipos de interés tienden a permanecer constantemente bajos.

Partiendo de una opinión concreta del futuro, los tipos bajos de interés pueden fomentar la toma de riesgos adicionales y, de ese modo, hacer el futuro más brillante pero si la visión colectiva del futuro se vuelve más aciaga, los tipos de interés acabarán tocando fondo y se quedarán ahí. Los banqueros centrales lo saben y por eso han recurrido al uso de políticas monetarias cada vez menos convencionales. En su mayoría, ha sido la facilitación cuantitativa en una forma u otra. La idea es bastante sencilla: los sistemas bancarios occidentales están hundidos y ya no pueden canalizar fácilmente los fondos de ahorradores a prestatarios. Existe una carencia grave de dinero. La respuesta natural de los hogares y las empresas es aferrarse al dinero que tengan y guardarlo debajo del colchón. La facilitación cuantitativa está pensada para sobreponerse a la percepción de carencia, inyectando dinero directamente en la economía.

El banco central crea dinero nuevo, no tanto en una imprenta sino introduciéndolo en una pantalla de ordenador. A continuación, el dinero se utiliza para comprar bonos (pagarés), propiedad de inversores. El aumento de las compras de activos del banco central impulsa la demanda de esos activos y, en consecuencia, eleva su precio.

Si los rendimientos de los títulos respaldados por activos y bonos del gobierno van hacia abajo, los titulares pueden decidir mayores rendimientos en otra parte. La demanda de activos de más riesgo (títulos, inmobiliaria) puede aumentar. Las empresas cotizadas pueden recaudar fondos a menor coste (en la bolsa) y los hogares, en teoría, pueden pedir prestado con más facilidad contra el valor en ascenso de sus viviendas.

La realidad

Suena maravilloso, ¿pero funciona? A mediados del año 2010, los principales responsables políticos de la Fed pensaban que el crecimiento económico de EEUU se situaría en la franja del 2,9 al 3,8% en 2010 y entre el 2,9 y 4,5% en 2011. Los resultados reales fueron del 3,0 y 1,7 por ciento, respectivamente. En otras palabras, el rendimiento del país en 2011 fue mucho peor de lo que hasta los pronósticos más comedidos de la Fed auguraban a mediados del año anterior.

La política monetaria funciona, en su mayoría, a través de sus efectos en las expectativas de la gente. No existe un modelo económico calibrado a la perfección pero sabemos de forma intuitiva cuál va a ser la reacción posible a un recorte de los tipos de interés. Una razón del creciente escepticismo se debe a los efectos de los tipos de interés más bajos a largo plazo (gracias a la facilitación cuantitativa) sobre el déficit del fondo de pensiones. La persistencia de unos tipos de interés bajos ha dejado a muchos fondos de pensiones en grave situación de déficit, lo que a su vez amenaza con cambios en el comportamiento en el resto de la economía que no guardan coherencia con la recuperación económica.

Además, las ventajas de la facilitación cuantitativa tienen la fea costumbre de canalizarse precisamente hacia las partes de la economía de improbable respuesta positiva. Si una caída de los rendimientos de bonos conduce a una subida de los precios de las acciones, a las grandes empresas les será más fácil recaudar fondos.

Sin embargo, muchas de estas empresas ya son muy rentables y no necesitan el dinero. Mientras, las medianas y pequeñas empresas, con poco o ningún acceso a los mercados de capital, reciben pocas o ninguna ventaja. Lo mismo se puede decir de los hogares. La facilitación cuantitativa, en teoría, impulsa el valor de las carteras de bonos del estado (sube el precio de los bonos), así como el valor de otros activos más arriesgados (con los rendimientos estatales más bajos, otros activos se vuelven más atractivos). Sin embargo, en el Reino Unido, la mayoría de esos activos son propiedad de los ricos y maduros: las personas de más de 45 años poseen un 80 por ciento de los activos financieros (excluyendo las pensiones), mientras que el 5% de los hogares más ricos tienen el 40% de esos activos.

Dicho de otro modo, los ricos se enriquecen incluso si la economía en su conjunto sigue siendo débil. Y no hay garantías de que las ventajas de la facilitación cuantitativa se vayan a quedar en casa. Imprimir dinero está muy bien pero los fondos institucionales que lo reciben a cambio de las compras de activos del banco central pueden optar por invertirlo en otras partes del mundo, donde los pronósticos de crecimiento parezcan mejores.

Vía El Economista

Principales novedades de la Ley de Emprendedores

El director general de Industria y Pyme, Manuel Valle, comentó ayer durante un desayuno informativo que la ley está prácticamente redactada, y aunque no ofreció detalles de las posibles novedades de última hora, confirmó que se trabaja con la idea de aprobarse de inmediato.

Valle fue el invitado especial del desayuno “Ante la nueva Ley de Emprendedores, España ¿Un país con actitud emprendedora?” organizado en Madrid por la consultora de comunicación Kreab Gavin Anderson.

Las principales medidas que se han venido anunciando y que entrarían en vigor en 2014 figuran:

  • Introducir el criterio de caja para el pago del IVA para empresas que facturen menos de 2 millones de euros al año.
  • Agilizar la creación de empresas para que pueda realizarse en 24 horas y por tan sólo 40 euros.
  • Se desarrolla la figura del emprendedor de responsabilidad limitada, lo que supone que determinados bienes como la vivienda pueden quedar fuera de posibles embargos si el proyecto fracasa.
  • Mayor flexibilidad para las pymes para emitir deuda y de ese modo poder financiarse.
  • Deducciones para los business angels. El 15% de las cantidades aportadas, con determinados límites, y el 50% de las plusvalías si con ellas vuelven a invertir en proyectos de emprendedores.
  • Medidas de fomento del emprendimiento y de la educación a los jóvenes con la inclusión de asignaturas en el proceso escolar.

Los asistentes al foro, comentaron con el director general de Industria y Pyme que las medidas son un avance aunque también plantearon que se quedan algo cortas para las necesidades de nuestra economía, que en este momento necesita un gran impulso en la creación de empresas. La financiación, los impagos y la excesiva carga fiscal son obstáculos que los expertos participantes consideran que se verán poco aliviados con la actual redacción de la norma.

Respecto a la cultura emprendedora, aunque se observa que la situación ha mejorado mucho en los últimos años, también se remarca que es importante impulsar la figura del emprendedor como un referente social. En ese sentido, aunque ha aumentado mucho la cantidad de información y el número de empresas e instituciones que animan a emprender a los españoles, no se puede hablar de ‘burbuja de emprendimiento’, ya que la verdadera solución a la crisis es la generación de empresas sólidas que creen empleo y riqueza.

Vía Emprendedores

Crisis y desempleo ¿matrimonio de conveniencia?

Nuevas preocupaciones para la clase media. Los datos muestran que el paro no se reduce en USA en la misma proporción en que crece la economía ¿porqué?. La respuesta está en todos aquellos trabajadores que acumulan más de 6 meses en las filas de las oficinas de empleo:

La crisis económica mundial no es sólo un problema por resolver, sino que plantea un importante  enigma: si la economía crece se supone que el desempleo debe descender en una proporción similar, ¿no?. El discurso político en occidente es ese: Crecimiento = Empleo. Un joven estudiante de doctorado ha demostrado con gran claridad que esto no tiene porqué ser así.  

“Si crece la economía baja el paro ¿no?”

Ahora bien, si analizamos la siguiente gráfica podemos corroborar que esta correlación desempleo/vacantes no se está manteniendo en la actualidad: 

Relación Ofertas de empleo / Desempleo

¿A qué se debe esto? Pues bueno, cuando algo así sucede se debe a que el mercado de trabajo, por algún motivo, ha dejado de ser eficiente. Y esto puede deberse a dos motivos: calificación de los candidatos o bien exigencias de los ofertantes. Lo cierto es que cada vez más, se observa una mayor proporción de empleos sin cubrir.

Curva Beveridge – Mercado menos eficiente

Pues bien, un estudio pionero del estudiante de doctorado de la Northeastern University (Boston, USA) Rand Ghayad, ha venido a demostrar que la principal razón de esta situación de ineficiencia se encuentra en la percepción que el empresario tiene del desempleado de larga duración.

Según las conclusiones de su estudio, aquellos trabajadores que lleven más de 6 meses en situación de desempleo, tendrán mayores dificultades para encontrar trabajo que aquel trabajador que lleve en las filas de INEM menos tiempo. ¿Cual es la razón? Este estudiante de doctorado y su tutor (Willian Dickens) analizaron el problema desde otro ángulo. Encontraron que trabajadores más formados encontraban más dificultades para encontrar empleo que aquellos candidatos con menos formación o experiencia. 

“El empresario ve con malos ojos a un desempleado de larga duración, más allá de su currículum”

Para su estudio, Ghayad desarrolló simulaciones por ordenador con una muestra de más de 4.800 candidatos cuyas únicas diferencias eran: “tiempo desempleado” y “experiencia”.

A raíz de esta simulación se dieron cuenta de que, en la mayoría de casos, los candidatos que llevaban más de 6 meses desempleados no llegaban siquiera a la entrevista, siendo descartados en el primer filtro, fuese cual fuese su formación.

“La lucha contra la crisis está perjudicando la economía a largo plazo”

Otra conclusión es el hecho de que las empresas prefieren contratar a trabajadores que hayan desarrollado su vida laboral en el mismo sector, pese a no haber desarrollado el mismo trabajo antes.

Este estudio ha sido ya avalado por importantes economistas, de hecho el premio Nobel en Economía Paul Krugman ha dicho de él que “sus conclusiones suponen la clase de cosas que debemos temer, dado que demuestra que la lucha contra la crisis está perjudicando las perspectivas a largo plazo de la economía”.

Tim Hardford le preguntó hace poco al autor del estudio porqué había decidido estudiar un doctorado en Economía ¿su respuesta? “No encontraba trabajo“.

Curiosidades sobre Warren Buffet que deberías conocer

Warren Buffet, uno de los mejores inversores financieros de la historia es a la vez una persona peculiar y paradigmática, que ha ganado mucho dinero a lo largo de su vida, pero que también contribuye a un mundo mejor. He aquí algunas curiosidades sobre él: 

  • Compró su primera acción a los 11 años y se lamenta de haber empezado demasiado tarde. 
  • Compró una pequeña granja a los 14 años con los ahorros procedentes de repartir periódicos.
  • Todavía vive en la misma casa de 3 cuartos en Omaha que compró tras casarse hace ya más de 50 años. Su casa no tiene ningún muro o reja.
  • Conduce su propio coche y evita andar con chófer o guardaespaldas.
  • Nunca viaja en jet privado, pese a ser el propietario de la compañía de jets privados más grande del mundo. 
  • Su compañía, Berkshire Hathaway, controla más de 60 empresas. Sólo le escribe una carta cada año a los CEO de estas compañías, dándole las metas para el ejercicio. Nunca convoca a reuniones o los llama regularmente.  Solo les da dos reglas:

Regla número 1: No perder nunca el dinero de sus accionistas.

Regla número 2: No olvidar la regla número 1.

  • No es un habitual de la alta sociedad. Su pasatiempo cuando llega a casa es comer palomitas de maíz y ver la televisión. 
  • Cuando Bill Gates iba a conocerlo pensó que no tendrían nada en común. Por ello, programó la primera reunión que tendrían para que durara una media hora. Finalmente, cuando lo conocío la reunión duró diez horas y Bill Gates se volvió un admirador de Warren.
  • No utiliza habitualmente teléfono móvil, sin embargo indica que siempre está comunicado.
  • Su consejo para la gente joven: Aléjate de las tarjetas de crédito e invierte en ti.

 

RECUERDA:

  1. Empieza temprano. El tiempo es vital. No lo malgastes.
  2. El dinero fue creado por el hombre, no al revés. El dinero no te hace a tí, sino que tú haces el dinero. 
  3. Pese a todo, la vida puede ser tan sencilla como tu la hagas. 
  4. Haz aquello que te llena, que te emociona, que te hace sentir pleno. Nunca hagas lo que otros le dicen que debes hacer.
  5. En la vida no se trata de lucir marcas, sino de usar aquello que te resulte cómodo.
  6. No gastes tu dinero en cosas innecesarias. Gástalo en cosas útiles. Invierte.
  7. Después de todo, es tu vida. ¿Para qué darles la oportunidad a otros de manejarla? ¡Manéjala tú!

Ah por cierto! Ayer abrió cuenta en twitter! No pierdas la oportunidad de seguirlo

 

 

 

 

 

¿Odias tu trabajo? ¿No te puedes quejar?

Decía Confucio que toda persona debería hacer un trabajo que le guste, así no tendría que trabajar ni un día de su vida.

Hoy por hoy, con la cifra de paro más alta de la historia moderna de España, el grado de presión que soportan los trabajadores aumenta: bajadas de salario, incremento de impuestos y limitación de derechos. ¿Cómo se siente el empleado hoy?

Los últimos estudios publicados sugieren que, contrariamente a la visión generalizada, quién trabaja hoy no se siente afortunado. La reducción de expectativas personales y la presión que muchos han de soportar al ser el único sustento de la familia, suponen un hándicap que se debe analizar. Si uno busca en Google “trabajo descontento” obtendrá 6.110.000 resultados, casi tantos como desempleados tiene España.

Cuando uno empieza a trabajar en un nuevo entorno de trabajo suele generarse expectativas de crecimiento y desarrollo profesional y personal, con el tiempo, lo habitual es que estas vayan disminuyendo y, en muchos casos, ir a trabajar se convierte en un suplicio.

¿No te puedes quejar?

Con la que está cayendo, mucha gente se siente cohibida para expresar sus emociones. Es normal sentirse triste y frustrado en muchas situaciones. Manifiesta tus emociones con aquellas personas que te quieren, no te lo guardes para tí. Las personas que te quieren te ayudarán de uno u otro modo. Desahógate y explica como te sientes en cada momento, con educación y respeto, pero hazlo.

¿Qué puedo hacer cada mañana?

Existen dos posibilidades claras: (a) deja tu trabajo o (b) modifica tu actitud. No queremos entrar a valorar los motivos que llevar  a una persona a esta situación: entorno laboral, presión familia, sentimiento de dependencia, etcétera. Lo importante es intentar mejorar en la medida de lo posible. He aquí algunos consejos que esperamos te sean de utilidad:

  1. Cambia tu mentalidad: Evita, sentir rechazo hacia tu trabajo actual, sentir esta emoción te puede llevar a ser menos productivo, en lo profesional y en lo personal. Focaliza tus esfuerzos hacia aquellas tareas que te motivan y en las que te sentirás realizad@.
  2. Mientras no encuentres lo que realmente quieras hacer, deja de mirar constantemente el reloj: eso te convierte en un trabajador esclavo del tiempo. Para que las horas pasen más rápido debes ser más proactivo, plantéate metas diarias y semanales, con el fin de mantenerte motivado y sentirte útil.
  3. Aprovecha tu tiempo para buscar nuevas opciones de empleo, muévete por las redes sociales, crea un blog y busca contactos profesionales, quién sabe que oportunidades encontrarás :).
  4. Dedica 5 minutos antes de ir a trabajar a relajarte.  Vacía tu mente y piensa en cosas que te motiven y te ilusionen.
  5. Sé positivo. Toma en consideración los cumplidos que te hagan respecto a tu trabajo. Suele suceder que en los entornos laborales los elogios escasean, por ello, cuando recibas uno: aprécialo.
  6. Si todo te desagrada en tu oficina, date un tiempo para buscar pequeñas cosas que te puedan agradar, localízalas y poténcialas.
  7. No sobrevalores las críticas, tómalas como lo que son, nada más. Que alguien te diga que hacer algo mal, no significa que todo tu trabajo sea negativo o que tú no seas del agrado de esa persona. Recíbela como un comentario profesional, nada personal.
  8. Saca partido a tu tiempo: haz actividades que desarrollen tus habilidades. Utiliza los beneficiones que te ofrezca tu empresa: contactos, cursos, visitas… son cosas que favorecerán tus oportunidades laborales.
  9. Haz tu trabajo lo mejor posible, aunque creas que tu salario es injusto y tus condiciones abusivas, plantéate el trabajo como un desafío personal.
  10. Trata de generar un buen clima laboral con tus compañeros. Mantén buenas relaciones con tus compañeros y superiores.
  11. En tu tiempo libre realiza actividades que te distraigan y te gusten, esto mejorará tu calidad de vida.

Quédate con el lado bueno de las cosas, pase lo que pase, si uno se queda con el lado bueno de las cosas siempre sacará un aprendizaje positivo de lo que le ocurre en cada momento. La vida es un camino de autoconocimiento y mejora continua, así que a ser positiv@!

Yo soy empleo: una iniciativa inteligente

Hoy os traemos una iniciativa que puede ser de utilidad para muchos de vosotros. BBVA en colaboración con Infoempleo y ATA ha puesto en marcha el programa: YO SOY EMPLEO.

Yo soy empleo, más que una iniciativa aislada, es un conjunto de iniciativas puestas en marcha por BBVA, en dos vertientes: pequeño empresario y potencial empleado.

El programa ofrece toda una serie de ayudas muy interesantes:

  • Hasta 3000 € netos por cada desempleado que contrate un empresario de manera indefinida. 
  • Hasta 1500 € netos por cada desempleado que contrates en otras modalidades, con duración mínima de un año 
  • 1250 plazas de formación en las principales escuelas de negocios del país
  • Servicio gratuito de selección de candidatos
  • Servicio de asesoramiento en la contratación
  • Ayuda a desempleados: optimiza tu cv y accede a las ofertas.

Si queréis más información sobre esta iniciativa u otras similares, podéis poneros en contacto con nosotros en nuestro mail: info@casomaiconsultores.com

Os dejamos aquí un video con información, esperamos que sea de vuestro interés 🙂

En su canal en Youtube podéis conocer diversos testimonios, como el de Sergio:

Mapa fiscal europeo

Es por todos conocido que el nivel de presión fiscal en Europa es el más alto del mundo si lo comparamos con otras regiones, lo que explica por sí solo la permanencia en esta área de un amplio modelo de protección social que cubre las necesidades de los ciudadanos en términos de pensiones, sanidad, educación y políticas sociales, desde mediados del s.XX.

A partir de 2008, con el estallido de la crisis financiera, estamos asistiendo a un cambio de tendencia, los mercados consideran que el modelo del estado del bienestar europeo está agotado, y esgrimen que las políticas fiscales deben redibujarse.

¿Cómo es ahora el mapa fiscal en la UE? 

El modelo europeo se caracteriza por un peso importante de los impuestos sobre el trabajo y menor sobre el consumo y el capital. Este modelo, tan en duda ahora, es el mayoritario en la UE de los 15 (los quince países que formaban la UE hasta 2005).

  • Rentas del trabajo: 50% 
  • Consumo: 30%
  • Capital: 20%

El porcentaje de un 50% de las rentas del trabajo es incluso superior en el caso de los países escandinavos y anglosajones.

 

¿Existe en la UE un sistema fiscal armonizado? 

La respuesta es no. La convergencia entres sistemas fiscales en Europa es alta en el caso de la imposición indirecta, pero escasa en el caso de los impuestos directos (los que gravan las rentas del trabajo y del capital). Especialmente reveladora resulta la divergencia entre Impuesto de Sociedades: Mientras que en Malta las empresas tributan al 35%, en Irlanda se tributa al 12.5%, todo ello en un área en la que existe la libre circulación de capitales y de trabajadores. ¿Qué provoca esto? Enormes desinverversiones en algunos estados miembros hacia otras áreas fiscalmente más beneficiosas.

¿Qué proponen los mercados?

Los mercados vienen presionando desde hace más de 10 años en la necesidad de repensar el mapa fiscal, reduciendo la tributación de las rentas del trabajo e incrementando la presión fiscal al consumo, algo que, según sus análisis, estimularía el crecimiento económico. Todo ello en un área en la que la presión fiscal supone ya casi del 40% del PIB.

Imposición Indirecta 

La fiscalidad silenciosa, como le gusta llamarla a muchos economistas, parece haber ayudado al desarrollo de los países incorporados a la UE a partir de 2005, y según parece, esa es la ruta que marca el GPS de la Comisión Europea: generar incentivos para el trabajo y la inversión y gravar el consumo hasta cotas insospechadas hace unos años.

¿Cómo está el IVA en cada país de la UE?

  • Alemania: 19% (enero del año 2007)
  • Austria: 20% (enero de 1984)
  • Bélgica: 21% (enero de 1996)
  • Bulgaria: 20% (enero de 1999)
  • Chipre: 17%
  • Dinamarca: 25% (enero de 1992)
  • Eslovaquia: 20%.
  • Eslovenia: 20% (enero de 2002)
  • España: 21% (agosto de 2012)
  • Estonia: 20% (julio de 2009)
  • Francia: 19,6% (abril del año 2000)
  • Hungría: 27% (julio de 2009)
  • Irlanda: 23%.
  • Italia: 21%
  • Letonia: 21% (enero de 2009)
  • Lituania: 21%
  • Luxemburgo: 15% (enero de 1992)
  • Malta: 18% (enero de 2004)
  • Países Bajos: 19% (enero de 2001)
  • Polonia: 23%
  • República Checa: 20%.
  • Suecia: 25%
  • Grecia: 23%.
  • Portugal: 23% (desde 2010)
  • Rumanía: 24%.
  • Finlandia: 23%.
  • Reino Unido: 20%

¿Inconvenientes de este modelo?

Los sistemas fiscales europeos, como hemos visto, no están armonizados. Pero pese a ello, el IVA sí empieza a estarlo. Contrariamente a la lógica, no existen mecanismos reguladores supranacionales todavía, por ello se mantiene un vacío legal en cuanto a las operaciones intracomunitarias, razón por la cual el IVA se mantiene a un tipo del 0% para estas operaciones y existe una importante descontrol en las operaciones entre países.

Conclusiones

Podemos estar acercándonos a la plena armonización fiscal en la UE, sobre todo vía impuestos indirectos, pero mientras la Comisión y los estados miembro no se planteen un marco normativo comunitario, con una hacienda supranacional y capacidad de control, será imposible que el sistema fiscal europeo sea eficiente. De tal modo, el único modo que tendrá la UE para aumentar la recaudación en los próximos años será el aumento de la presión fiscal sobre la población.

Algunos datos sobre España… 

1. España ha aumentado su presión fiscal desde 2011 un 6.1% hasta el 37.6% del PIB. 

2. España también es uno de los países con más dinero negro de la UE. Concretamente un 23,7% del PIB. (Si tenemos en cuenta ese factor, la verdadera presión fiscal se queda por debajo del 30% del PIB real, no existe en Europa occidental un ejemplo similar).

3. Pero España es también uno de los pocos países del mundo donde los autónomos y los pequeños empresarios declaran, de media, menos ingresos que los trabajadores y los pensionistas, según denuncian desde hace años los técnicos de Hacienda.