IVA bajo control

¿Conoces ya el nuevo régimen aplicable al IVA a partir del 1 de enero de 2014? Todavía no ha salido la ley, pero es conveniente que conozcas la letra pequeña.

Si eres una PYME pequeña, que no cotiza por módulos y estás en el régimen general de IVA y facturas menos de dos millones de euros al año, esto te interesa. Generalmente, en esta situación, el IVA de tus ventas es superior al de tus compras, con lo cual este impuesto te sale a pagar.

Con la que está cayendo, lo más normal es que tengas algunos clientes que no te pagan. El problema es que, mientras no te pagan, tú no tienes más remedio que ingresar el IVA de esas facturas trimestralmente para cumplir con Hacienda. En total, tienes que adelantar el 21% de esas facturas impagadas (haciendo frente a esos pagos con tu propia tesorería, mientras que esos clientes sí pueden deducir ese IVA en sus cuenta, pese a no haberlas pagado).

Hasta ahora, Hacienda te daba dos opciones para recuperar ese IVA:

  1. Si la deuda era inferior a 18.000€ y tus clientes no daban señales de pagar o si tenías problemas para pagar por una bajada en tus ingresos, lo más habituales que te planteases un aplazamiento de deuda sin aportar garantías, con un interés del 5%, marcando tú las cantidades y los plazos de pago (por un tiempo máximo de 30 meses). 
  2. Si transcurrido un año (6 meses en el caso de pequeñas empresas) continuaba el impago, tratabas de recuperar el IVA de las facturas impagadas enviando una factura rectificativa a la Agencia Tributaria y al cliente.

El gobierno ha anunciado que el 1 de enero de 2014 entrará un nuevo régimen voluntario de IVA para autónomos y PYMES que no estén sujetos al régimen de módulos y cuyo volumen sea inferior a los dos millones de euros, que permitirá evitar el pago del IVA hasta el momento en que se pague la factura, de tal modo que sus clientes no puedan deducirse ese IVA hasta el pago efectivo de la factura.

El Gobierno ha anunciado también que las PYMES que opten por este sistema tendrán que permanecer en él, como mínimo, durante los dos años siguientes y que primero se abrirá este régimen a aquellas que trabajen para la Administración, aunque que tiene intención de extenderlo. ¿Te interesaría acogerte si se aplicara a todas las PYMES y autónomos que no cotizan por módulos y que facturan menos de dos millones al año?

Inconvenientes

El criterio de caja no será la panacea tal y como se prevé que se articulará, ya que las ventajas que pueda tener para unas empresas puede crearles a la vez inconvenientes. Si eliges el criterio de caja, tus clientes también deberán adoptar este sistema para tus facturas y no podrán deducirse el IVA hasta que no paguen y puede no interesarles trabajar con tu negocio. Vamos, que no se podrán financiar con el IVA de facturas que no han pagado.

Quizá te eche atrás una mayor complejidad contable. Este nuevo régimen obligará a las grandes empresas a llevar una contabilidad normal y otra con las facturas que no se puede deducir hasta que no paguen. ¿Tendrán que llevar, además de los libros actuales, uno nuevo de facturas emitidas y la fecha de cobro? ¿Y cómo cruzará esos datos Hacienda? Eso supondría un mayor control fiscal sobre tu empresa… y tus clientes.

Foto vía Observatorio del Trabajo Autónomo (ATA, Feb 2013)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s