Elevator pitch: tu idea en 3 minutos

La presentación de tu idea de negocio es crucial cuando estás empezando. Tú eres tu proyecto, y explicarlo de manera adecuada en el menor tiempo posible resulta muy útil. Ese es el origen del Elevator Pitch.

Elevator pitch es un ejercicio que se basa en la hipótesis de que presentes tu idea de negocio a un potencial inversor en 3 minutos. En ese tiempo, deberemos explicar nuestra idea y aportar datos clave, pero sin profundizar en exceso. El objetivo último es el de despertar interés en nuestro interlocutor.

¿De qué debes hablar? 

  • En qué consiste tu idea
  • Cual es tu mercado objetivo
  • Contra quién competiremos
  • Porqué esta propuesta te hace diferente al resto
  • Quién está detrás del proyecto
  • Qué necesitas para llevarlo a buen puerto

Respondiendo a estas preguntas, tu potencial inversor se hará una idea bastante aproximada de tu proyecto, su potencial y sus ventajas. Ten en todo momento claro que tu discurso no debe “diluirse” solo en uno de tus puntos, tu objetivo final es que entienda que tú eres su oportunidad.

¿Cómo nos debemos expresar? 

No es bueno improvisar, te recomendamos que antes de nada te sientes y escribas en un papel en blanco todas esas palabras clave que vas a manejar. En total deberían salirte un máximo de 50 – 100 términos relevantes, de los cuales aproximadamente 30 serán el núcleo de tu breve exposición. Revísalos e intenta manejar sinónimos e identifica aquellos en los que pondrás mayor énfasis.

Exprésate de un modo natural y fluido, evitando sonar forzado.

¿Cómo interactuar de modo más efectivo? 

Estate atento a las reacciones de la otra parte, identifica qué ideas despiertan más su interés e intenta empatizar con él. Prepara bien las posibles preguntas que te vayan a hacer, estudia tus respuestas y su potencial reacción. (Para ello siempre recomiendo echar mano a la teoría de juegos).

No esperes

No esperes a que surja la oportunidad de tu vida. Ten tu exposición lista, nunca sabes con quién te puedes encontrar en el ascensor.

Entrena, entrena y entrena

Dicen que una de las obsesiones de Aristoteles Onassis era la de repetir hasta la saciedad sus futuras intervenciones en reuniones de todo tipo. Desde una cita para comer hasta una importante exposición, practica antes.

Esperamos que estos consejos puedan serte útiles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s